Colegio Profesional de Asistentes Sociales de Santa Fe

Pronunciamiento del CPAS sobre Seguridad-Inseguridad

Compartir:

El Directorio del Colegio Profesional de Asistentes Sociales de la Provincia de Santa Fe, desea pronunciarse frente a la construcción mediática -y por lo tanto cultural y co-constitutiva de lola-seguridad-ciudadana-2-638 social-, de la “inseguridad” que estamos vivenciando en nuestro país. Asimismo, repudiamos la defensa de la justicia por mano propia.

En la Argentina, las discusiones públicas sobre la inseguridad suelen tener en general como protagonistas a los sectores medios y medio altos de la estructura social. Ellos dominan el discurso sobre la violencia urbana porque supuestamente, serían los que más la sufren. Sin embargo, los que experimentan la victimización con mayor frecuencia son los que están en lo más bajo del orden social y simbólico, es donde encontramos la mayor cantidad de homicidios y heridos graves. A ellos, habitantes de los márgenes urbanos, no se los suele escuchar hablar públicamente de la inseguridad. Ellos la viven a diario, pero el discurso de la inseguridad pertenece, es fabricado y manipulado por otros[1]. La noticia objeto de los medios, que no es exactamente el espejo de la realidad, es una construcción de la realidad.

Robert Castel hipotetiza que la inseguridad moderna no sería la ausencia de protecciones, sino su reverso llevado a un mundo que se organiza alrededor de una búsqueda desenfrenada de protecciones y seguridades, donde la propia búsqueda estaría generando la inseguridad, es decir seguridad e inseguridad son relaciones con los tipos de protecciones que asegura o no una sociedad.

En este sentido, es preguntarnos sobre la cuestión social, entendida  como la incertidumbre, inquietud o enigma de una sociedad acerca de sus aptitudes para mantener la cohesión entre sus miembros. Es el desafío que interroga la capacidad de una sociedad para existir como un conjunto vinculado por relaciones de interdependencia.

Entonces, el debate no pasa por colocar más o menos gendarmes, más o menos rejas, más o menos cámaras, el debate está en qué políticas públicas nos debemos para que nadie quede afuera, para que todxs estemos incluidxs en el mapa, en el territorio, en las instituciones públicas y en el acceso a los derechos. ¿Acaso estar desprotegido por un Estado no inclusivo, que se materializa en políticas públicas que solo palian algún aspecto de la vida cotidiana de lxs sujetos sociales, no es estar inseguro?

137926Debemos preguntarnos por el temor de quedar por fuera de esas protecciones. Ahora bien, ¿queremos dejar por fuera algunxs miembros de la sociedad? ¿Realmente hay miembros de la sociedad por fuera? ¿Existe algo que no sea la sociedad? Bien vale preguntarse, ¿hay algunxs que están integradxs como parias? El temor de quedar por fuera, ¿a quien le sirve? ¿Quiénes son lxs mercaderes de la inseguridad que venden candados y alarmas?

Al decir de Bauman, el amor al prójimo (uno de los fundamentos de la vida civilizada y de la moral) se ve distorsionado, poniendo en crisis así, la noción de semejante. Aparece una desafectación por la vida ajena, o el ombliguismo de suponer a alguien como el enemigo y que no haya nadie más alrededor.  En esa imposibilidad de ser semejantes, la diferencia gira hacia lxs extraños, que pierden el misterio de la ajenidad, volviéndose siniestros; a veces como doble amenazante y a veces como simple resto o desecho.

Consideramos que es momento de escuchar la pluralidad de voces que ofrecen sentidos, que otorgan significado a los fenómenos sociales que ocurren hoy y que deben ser comprendidos en este contexto, y dejar de compararnos con los ‘90. Hoy es otro Estado, con otra comunidad, con otra historia. Hoy tenemos la experiencia y el conocimiento de que las propuestas que incluyen a través del acceso a los derechos, devuelven tranquilidad, seguridad social, construyen tejidos, redes, y favorecen el fortalecimiento de los lazos sociales.

[1] Auyero, J y Berti, M.

Documento disponible para descargar:

pronunciamiento-cpas-sobre-seguridad-inseguridad

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *